¿Por qué se precisa cambiar frecuentemente nuestras contraseñas?

Las contraseñas son hoy la llave maestra a toda nuestra vida digital. Tanto nuestras cuentas, tales como de la banca en línea, correo electrónico y redes sociales, como nuestros dispositivos, computadoras, tabletas y teléfonos móviles, dependen de una clave para resguardar la información que almacenan. Sin embargo, el aumento en ciberataques que resultan en fuga de datos, hackeo de cuentas y robo de información pueden comprometerlas y poner en jaque la información que resguardan.

La falta de buenas prácticas de ciberseguridad contribuyen al problema.

Kaspersky, bajo el marco de su estudio «Iceberg Digital», encontró que el 7% de los latinoamericanos nunca ha cambiado su contraseña, mientras que el 16% no recuerda cuándo fue la última vez que lo hicieron.

El informe también reveló que muchos usuarios eligen la comodidad frente a la seguridad. Aproximadamente, 5% de los usuarios escoge la misma clave para todos los sitios en línea. Además, los internautas latinoamericanos permiten que sus navegadores guarden las contraseñas de sus redes sociales (55%), la clave de su correo electrónico (54%), los accesos a tiendas en línea (34%), e incluso las contraseñas bancarias (14%), ignorando los riesgos que ello implica.

Por su lado, los ciberdelincuentes reciben la invitación con los brazos abiertos. En el último año,  22% de los latinoamericanos sufrieron un intento de hackeo en al menos una de sus cuentas; los más afectados fueron los peruanos (28%), seguidos por colombianos y mexicanos (23% ), brasileños (21%), chilenos (19%) y  argentinos con (17%).

“Cada día que pasa, los cibercriminales evolucionan sus ataques y afinan sus tácticas de ingeniería social para extraer información de usuarios que puedan monetizar. Por eso, es importante que los usuarios estén conscientes de los posibles riesgos y adopten hábitos de ciberseguridad básicos que los ayude a resguardar su información”, comenta Roberto Martínez, analista senior de seguridad en Kaspersky. “Crear una contraseña fuerte y segura no tiene por qué ser algo difícil, ni significa tener que recordar un código aterrador. Siendo creativos con frases que representan algún significado para nosotros y siguiendo normas como crear claves diferentes para cada cuenta, cambiarlas cada 3 meses y no compartirlas, facilitara este proceso”.

El primero de febrero se conmemoró el día internacional del cambio de contraseña, por esta razón, Kaspersky compartió una guía de 8 sencillos pasos para generar contraseñas sólidas que permitan «blindar» tu información digital y tu privacidad:

  1. Genera claves que lleven letras, números y caracteres: Lo ideal y más recomendable es que tus contraseñas sean de por lo menos 15 caracteres. Es importante que estas contengan números, símbolos especiales, así como letras mayúsculas y minúsculas.
  2. Crea una “cadena estática”: adopta una frase que signifique algo para ti. Usa la primera letra de cada palabra y sustituye el resto por un carácter especial. Si a esto le añades una asociación para la cuenta tendrás una contraseña fuerte. Por ejemplo, la clave de Netflix puede ser: Tres tristes tigres = T/t/tr0jo, ya que el logotipo de la marca es rojo y cambiando la primera “o” por el número cero. Piensa siempre en frases o letras de canciones que puedas recordar con facilidad para no cometer el error de escribir tus contraseñas en notas adhesivas que dejarás pegadas en tu laptop.
  3. Nunca compartas tus contraseñas: ni el método que usaste para crearlas. Si compartes tu computadora o tableta con alguien, no les des tu contraseña. Lo mejor es crear distintas cuentas de usuario.
  4. Usa la verificación de dos pasos: en tus cuentas importantes, es aconsejable que habilites la opción de verificación en dos pasos, así podrás tener mayor protección en caso de que algún criminal dé con tu contraseña.
  5. No hagas contraseñas fáciles de adivinar. Hay muchas posibilidades de que tus datos personales, como tu fecha de nacimiento, lugar de nacimiento o nombre de tu pareja, se encuentren fácilmente en línea (por ejemplo, en tu muro de Facebook).
  6. No uses palabras reales, ya que se pueden averiguar mediante “ataques de diccionario”, programas que prueban rápidamente una gran lista de palabras.
  7. Si sospechas que tu contraseña ha sido comprometida, cámbiala de inmediato.
  8. Usa un gestor de contraseñas: Para que no tengas que recordar todas tus “claves” utiliza un gestor de contraseñas.

Fuente:

Kaspersky

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on pocket

Deja un comentario