Los 4 acuerdos de ciberseguridad

En el entorno de ciberseguridad las amenazas pueden venir de distintas entradas o brechas que estén presentes en tu red empresarial, pero existen 4 elementos que cubren casi por completo todos estos agujeros que un atacante podría aprovechar.  

¿Casi por completo?

Sí, casi por completo, porque siempre debes tener claro que contar con una solución de seguridad no garantiza que te libres de un ataque, pero sí disminuye las posibilidades de ser víctima, el impacto del ataque en las redes de la empresa, también ahorra dinero y tiempo de inactividad para la organización.

Para que este “casi por completo” se cumpla al pie de la letra y funcione correctamente hay que considerar los 4 acuerdos de ciberseguridad:

  1. Administración de dispositivos.
  2. Seguridad perimetral.
  3. Seguridad de endpoint.
  4. Respaldo y recuperación de datos.

Juntas forman un escudo que protege, monitorea, resguarda y respalda en gran medida el activo digital.

Por separado cumple una función enfocada en una sola área, por esto es necesario entender cómo trabajan por separado y cuáles son sus tareas para que estos acuerdos se cumplan.

Administración de dispositivos

La matriz de dispositivos conectados a la red de la empresa va desde equipos y servidores hasta dispositivos móviles, enrutadores, impresoras y más, esto hace que la visibilidad del entorno conectado completo sea cada vez más esencial para una organización.

La adopción de nuevas tecnologías que amplían la superficie de ataque deja los perímetros de la red vulnerables frente a amenazas avanzadas, lo que crea un entorno de seguridad complejo. La administración de dispositivos monitorea y detecta cualquier conexión desconocida que intente ingresar a la red.

Seguridad perimetral

La seguridad perimetral se refiere a las tecnologías, procesos y políticas utilizadas para defender cualquier red, tráfico de red y activos accesibles por red frente a ciberataques, acceso no autorizado y pérdida de datos.

Las vulnerabilidades existen en todos lados, desde dispositivos y rutas de datos a aplicaciones y usuarios.

Imagina un escenario donde tu red sufre un ataque DoS (denegación de servicio). Por ejemplo, un sitio web de e-commerce está siendo atacado, para esto, los ciberdelincuentes llevan a cabo una acción donde el servidor se vea afectado, en este caso, solicitar o accionar un punto débil dentro del sitio web hasta saturar el servidor y conseguir que se caiga, también, podrían enviar una gran cantidad de tráfico que sature al servidor.

Frente a estos ataques la seguridad perimetral cobra sentido.

El entorno de amenazas actual está siempre cambiando, desde ataques de Denegación de servicio distribuida (DDoS) hasta ransomware, la frecuencia, el volumen y la sofisticación de los ciberataques no muestra indicios de frenarse.

Todas las organizaciones requieren seguridad de red, ya que incluso una interrupción menor a la infraestructura de red (como un minuto de inactividad o una demora en el desempeño del servicio) puede dañar la reputación de la organización, el resultado o incluso la viabilidad a largo plazo.

Los ciberataques catastróficos, que a menudo comienzan en apariencia como intrusiones inofensivas que las herramientas de seguridad de red inadecuadas no detectan, pueden forzar a las organizaciones a pagar enormes sanciones e incluso cerrar sus puertas para siempre.

Seguridad de endpoint

En un blog anterior te explicamos con detalles todo lo que necesitas saber del endpoint.

Los endpoints son frecuentemente el objetivo de un compromiso inicial o de los ataques. El crecimiento del ransomware, el aumento de las vulnerabilidades de seguridad y la falta de inteligencia compartida entre los productos de seguridad dispares genera una respuesta frente a las amenazas de endpoint más lentas y menos efectivas.

Un estudio reciente encontró que el 30 % de las violaciones involucraban la instalación de malware en los endpoints, entonces, teniendo los otros 3 elementos fundamentales de la ciberseguridad posiblemente no serías parte de la estadística.

Respaldo y recuperación de datos

Es la última fase del acuerdo de ciberseguridad, una vez que tengas todos los dispositivos administrados bajo una red de protección que los asegure lo único que falta es respaldarlos, en caso de que fallen los 3 elementos anteriores puedas hacer una recuperación de los datos afectados.

A medida que la adopción de la nube se acelera, las organizaciones dependen cada vez más de servicios e infraestructuras basados en la nube. Sin embargo, las organizaciones a menudo terminan con un conjunto heterogéneo de tecnologías en uso, con controles de seguridad dispares en varios entornos en la nube.

Conclusiones: estos 4 acuerdos son los aliados indispensables para un plan completo de ciberseguridad. Todo esto va acompañado de la asesoría de un experto en ciberseguridad, soluciones de confianza, asesoría y asistencia remota.

Fuente:

Quest

Fortinet

Kaspersky

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on pocket

Deja un comentario